Médico prueba en su cuerpo un balón gástrico

balón grástrico
06 Marzo 2024 Alina Velázquez
[Central Interactiva]

La aparente simplicidad de ingerir una cápsula para la inserción y posterior extracción de un balón gástrico sin necesidad de intervención quirúrgica atrajo la atención del eminente cirujano bariatra, Jerónimo Monterrubio, quien optó por someterse a este procedimiento en su propio cuerpo como parte de un estudio experimental.

A pesar de que la obesidad tiene un trasfondo metabólico y genético, los pacientes que viven con esta condición muchas veces son juzgados y estigmatizados como personas que no hacen nada por su salud.

No obstante, la ciencia médica ha avanzado en favor de ellos y hoy hay métodos y tratamientos eficaces para ayudar a las personas que lo requieran a perder peso y a mejorar su salud, de manera efectiva y guiada por profesionales. 

En el marco del Día Mundial de la Obesidad, Expo Med | Hospitalar México media entrevistó al Doctor Jerónimo Monterrubio, especialista en obesidad y Director del Centro de Tratamiento de la Obesidad “Montmed” de Nuevo León, para conocer más sobre uno de estos tratamientos, el balón gástrico.

Así comenzó 

El experto relató que su interés por la cirugía bariátrica surgió desde sus inicios  como médico, donde se interesó por la parte del metabolismo humano y la cirugía; sin embargo, en su formación como bariatra, lo que le apasionó fue darse cuenta de cómo el efecto de un tratamiento puede cambiar la vida de los pacientes, su entorno familiar, laboral y otros.

A partir de entonces, dijo, ha buscado innovaciones para ofrecer a sus pacientes en congresos y encuentros médicos, gracias a los cuales, en 2013 conoció el prototipo de un nuevo tratamiento durante el Congreso de la Asociación Americana de Cirugía Endoscópica (SAGES), el balón gástrico.

“Cuando vi que era un balón que se pasaba una cápsula, se inflaba, se quedaba en el estómago, se abría y solo se expulsaba, es decir; que no requería cirugía, que no requería anestesia, que no se requería una endoscopía, y que solo el paciente desechaba el balón, me pareció que iba a ser un game changer”.

“Que era algo que iba a cambiar por completo e iba a revolucionar la forma en la que pudiéramos abordar el tratamiento para esa fase en la que se necesita perder entre el 10 al 15% del peso. Me acuerdo haber dicho: 'el día que logren esto, que lo tengamos disponible, yo quiero ser el primero en ponérmelo'”, relató. 

El Doctor Monte Rubio se congratuló de que a partir del año 2022, que el tratamiento inició a aplicarse en México, y su clínica (Montmed) fue la primera en posicionar el balón intragástrico de la marca Allurion.

Método autoprobado

Pero el especialista no solamente se basa en su preparación para recomendar este tratamiento, sino también en su experiencia propia, ya que él fue un usuario del balón gástrico: “Me encontraba en ese grupo de pacientes que no pesan lo suficiente para poder ser candidato a una cirugía bariátrica y los programas nutricionales habituales no dan el resultado que tú estás buscando”.

“El balón vino a ser una terapia y un tratamiento excepcional porque te acelera una pérdida de peso, que te ayuda a bajar en 100 días a un peso donde te sientes más cómodo, donde puedes hacer mejor ejercicio y donde puedes mantener tu peso ahora a largo plazo”, detalló.

Sin embargo, el especialista remarcó que el tratamiento no solamente consiste en la colocación del balón, sino que se necesita una ayuda integral de diversos especialistas para que el resultado se sostenga a largo plazo.

Entre estos, nutriólogos y psicólogos, con el objetivo de que una vez retirado el balón, el paciente siga manteniendo los hábitos de vida saludables que adquirió durante este tratamiento.

Como en todo procedimiento, pueden existir riesgos, como padecer cólicos, náuseas, vómito, gastritis o reflujo, ya que el estómago detecta y trata de deshacer el cuerpo extraño. 

Al respecto, Jerónimo Monterrubio puntualizó que estos síntomas se pueden controlar con medicamentos, y enfatizó que las complicaciones globales del procedimiento son menores al 0.1%. 

La efectividad de este tratamiento y la reducción de riesgos han sido posibles también gracias a su experiencia con el tratamiento, ya que aprovechó el tiempo con el balón dentro de su cuerpo para mejorar su aplicación en los pacientes:“El estar como paciente dentro del tratamiento me permitió encontrar a mí esas áreas de oportunidad donde ahora podemos ayudar a que los pacientes tengan mejores síntomas, a tener estrategias más puntuales de cómo lograr el máximo beneficio con el balón”

“A mi equipo multidisciplinario le permitió encontrar esa terapia nutricional a través de pruebas que hacíamos con ciertos alimentos, utilizándome a mí como el paciente de prueba para poder entender cómo funcionaba mejor el balón”, dijo. 

¿Quiénes pueden usarlo? 

El balón gástrico se recomienda para personas con un IMC mayor de 27, que no hayan tenido cirugía bariátrica ni cirugía por úlcera gástrica, o alguna complicación a nivel de estómago, esófago o intestinal.

El experto resaltó que los médicos deben evaluar individualmente a cada paciente para determinar la relación riesgo-beneficio de colocarle un balón. 

Para finalizar, el Doctor Jerónimo Monterrubio  emitió un mensaje en el marco del Día Mundial de la Obesidad, para recordar que el sobrepeso y la obesidad son situaciones clínicas que no dependen directamente del paciente, sino que tienen un trasfondo metabólico y genético.

“Lo que intentamos comunicar en este día es que los pacientes no deben de ser juzgados por su peso. Cada paciente es responsable de buscar un tratamiento y los médicos no deberíamos de clasificar a nuestros pacientes por el peso, sino por el nivel de atención que requieran recibir”, concluyó.

Compartir

Notas relacionadas

parkinson
epilepsia
tomografía computarizada
neurocomputación