Preparándose para la nueva normalidad en la prestación de servicios de salud

prestación servicios médicos
10 Julio 2020 Vivek Shukla, Socio de Consultoría de Salud, RSM AE Technology

COVID-19 ha enseñado algunas duras lecciones que cambiarán la atención médica para siempre.

Este artículo se publicó originalmente en Omnia Health Insights 

 

El nuevo coronavirus, que más tarde se denominó COVID-19, había cobrado más de 400,000 vidas en el momento en que se escribió este artículo. A medida que el virus se extendió por todo el mundo, extendió los sistemas e instalaciones de salud más allá de lo que la mayoría de nosotros habíamos imaginado. 

Mientras el mundo reza por la recuperación, la industria de la salud privada también reza. Existen presiones en torno a la supervivencia, ya que la dinámica de funcionamiento de estas instituciones ha cambiado rápida y significativamente. Esto es lo que implicará la nueva normalidad para los proveedores de atención médica.

Contar con flujo de caja

Para enfrentar esta tormenta, los proveedores de atención médica deberán garantizar la disponibilidad de efectivo al menos a corto plazo. Con una caída drástica en pacientes con OPD y con cirugías electivas inexistentes durante un período de dos meses o más, los hospitales no han facturado las cantidades a las que estaban acostumbrados. Esto tendrá una ramificación en los próximos meses.

 El dinero no vendrá como solía hacerlo. También existe una gran probabilidad de que la inclinación hacia el consumo de atención médica se vea afectada por un largo período, incluso más allá de la pandemia. Esto continuará desafiando a los proveedores y sus flujos de efectivo.

Los proveedores querrán que los terceros paguen más rápido. También intentarán llevar sus pagos a los proveedores lo más lejos que puedan en el futuro. Algunos de ellos recurrirán a bancos y otras fuentes para garantizar efectivo a corto plazo.

Casi todos los jugadores de la industria se verán obligados a analizar detenidamente sus estructuras de costos. Ya, mientras se escribe este artículo, se habla de racionalizaciones salariales y dimensionamiento correcto en algunos grupos de atención médica en la región. 

Desde el punto de vista clínico, los departamentos y el personal que trabajan en especialidades serán los más afectados por la mayor parte de los pacientes "discrecionales" y no urgentes. En el lado no clínico, veremos reducciones de tamaño y mayores salarios en las funciones de apoyo. Los hospitales querrán preservar lo esencial y dejar de lado las funciones y el personal no obligatorios.

Los hospitales ya han reducido los niveles de inventario de algunos de los consumibles y medicamentos. Es probable que esto continúe durante muchos meses más. Los proveedores tendrán que buscar proporcionar categorías de productos alternativas y adicionales a sus hospitales compradores habituales, y eso también, en períodos de crédito extendidos.

Transición tecnológica

Se habla mucho sobre proporcionar la salud remota en los últimos tiempos. Muchos especialistas han predicho que esta tendencia continuará generando interés e inversiones en el futuro. Tienen razón. Con las personas preocupadas de ir a un hospital o una clínica a menos que sea muy necesario, una plataforma de salud remota les brinda una solución alternativa.

Uno de los servicios que ha tenido demanda son las teleconsultas con médicos. La magnitud del fuerte aumento de la demanda se puede evaluar con el hecho de que los analistas han pronosticado 200 millones de visitas virtuales a nivel mundial este año, en comparación con el pronóstico original de 36 millones. Dentro de las regiones del CCG, ha habido un aumento en las solicitudes de teleconsulta. Los reguladores han modificado el marco para estas consultas médicas en línea en algunas geografías del CCG. Los proveedores informan que, además de buscar asesoramiento médico, los pacientes también optan por las consultas en línea para el seguimiento del tratamiento y las segundas opiniones.

Un avance tecnológico más en la atención clínica será en el área de monitoreo remoto de la salud. Hubo un progreso esporádico y lento en este campo antes de la era COVID-19 en la región. Con una alta carga de enfermedades crónicas como diabetes e hipertensión, las plataformas de monitoreo remoto están viendo un crecimiento estable en la demanda. Según varios informes, el mercado de monitoreo remoto de la salud crecerá a una tasa compuesta anual de alrededor del 15 por ciento durante los próximos cinco años.

Los expertos de la industria también predicen varias innovaciones relacionadas con la tecnología en la nueva normalidad después de COVID-19. La monitorización remota de pacientes no críticos con atención domiciliaria es uno de esos ejemplos. Se habla de unidades de cuidados intensivos que pueden ser gestionadas de forma remota por consultores, y hemos visto algunas tendencias iniciales en el manejo remoto de pacientes de salud mental.

También seremos testigos de una mayor demanda de dispositivos portátiles y aplicaciones móviles de salud. Hay una mentalidad renovada y más proactiva hacia la salud preventiva desde los últimos meses. Es probable que esto continúe, por lo tanto, aumenta la necesidad de aplicaciones y dispositivos de salud móviles.

La transición hacia un uso amplificado de Inteligencia Artificial (IA) también está en la mira. Con varias plataformas en línea, son posibles nuevos datos y algoritmos que ayudan a la precisión del diagnóstico y el pronóstico. La nueva era verá a los proveedores de servicios de salud y a su inteligencia artificial como una práctica habitual y no como una novedad.

Con el paso del tiempo, es probable que veamos muchas novedades en la región relacionadas con la tecnología.

 

Redefiniendo operaciones

Dirigir hospitales nunca volverá a ser lo mismo. La pandemia ha enseñado muchas lecciones a los líderes y administradores que dirigen establecimientos de salud. Hay una nueva comprensión entre los administradores de que muchas funciones se pueden realizar de forma remota. No es necesario, por ejemplo, que el gerente de nómina del personal esté en la oficina todos los días de la mañana a la tarde. Lo mismo ocurre con los contadores del sistema. La facturación a las compañías de seguros no necesita hacerse desde las instalaciones y no debe ser un proceso completamente manual.

En otras palabras, el trabajo desde el hogar y la automatización será la nueva normalidad. El trabajo desde casa también es un buen augurio para reducir el espacio de oficina y los gastos generales, por lo tanto, la optimización de costos. Los proveedores deberán crear un cronograma para las rotaciones e incluso el trabajo perpetuo desde escenarios domésticos para empleados y departamentos seleccionados.

Los proveedores también adoptarán la automatización en un intento por mejorar la eficiencia y reducir los costos a mediano y largo plazo. Ya se están explorando muchas opciones. Por ejemplo, un grupo de hospitales está probando el cierre automático de libros de cuentas. Además, cada vez más hospitales se están embarcando en la automatización total de sus farmacias. Algunos proveedores también han expresado su interés en automatizar los costos del nivel de servicio para que puedan controlar cuánto les cuesta cada procedimiento.

Los sistemas de salud modernos tendrán costos en el centro de casi todo lo que hacen. Siempre que la seguridad del paciente y los resultados del tratamiento no se vean comprometidos, los hospitales buscarán conservar el dinero y reducir los pagos siempre que puedan.

COVID-19 ha enseñado algunas lecciones duras que cambiarán algunas cosas para siempre. Podemos concluir que la nueva normalidad en la prestación de servicios de salud llegó para quedarse.

No olvides ser parte de nuestro siguiente webinar, en el cuál tocaremos temas importantes de la industria de la salud.

Regístrate sin costo aquí: Webinar Conexión Expo Med

 

 

Compartir

Notas relacionadas

leucemia mieloide aguda
cápsula endoscópica
startups de salud
marihuana para uso medicinal