Envío y diagnóstico a distancia de imágenes de radiología

telemedicina
06 Abril 2022 Conexiones 365

En un sentido amplio, la telemedicina nos permite prestar asistencia médica sanitaria vía remota, mientras que el telediagnóstico, se ocupa del reconocimiento de los síntomas, igualmente a distancia. Así, el telediagnóstico incorpora el uso de las tecnologías de la información (TIC), facilitando la atención médica, especialmente mediante el uso de la web y las bases de datos (BDD). 

Todo lo que necesita es un teléfono o dispositivo electrónico para continuar con la atención de un especialista en cualquier lugar, ya sea por casos extraordinarios como la actual crisis sanitaria por COVID-19 o porque el paciente habita en lugares remotos alejados de los principales hospitales de su región. La telemedicina, ofrece mayor cobertura de servicios, además de gran efectividad en informaciones clínicas, administrativas, de capacitación del personal, entre otros. 

El presente nos ha demostrado el gran potencial que las tecnologías representan para las metodologías clínicas, sin embargo, aún carecemos de estudios que avalen tanto el costo-beneficio como el impacto socioeconómico en cuanto a soluciones concretas como el diagnóstico o la cobertura de ciertas regiones. 

 

Desarrollo y gestión de la telerradiografía en la telemedicina

 

Uno de los servicios con mayor desarrollo de la telemedicina es la teleradiografía, cuyo fin es la transmisión electrónica de imágenes radiográficas comunicando a dos espacios radiográficos para su consulta e interpretación. De acuerdo al American College of Radiology (ACR), la define como la transmisión electrónica de imágenes radiológicas (radiografías, tomografías, mastografías, resonancias, ultrasonidos, etc.) de un lugar a otro, con el propósito de ser interpretadas y/o consultadas. 

 

Previo al uso generalizado de imágenes como tomografías computarizadas o ultrasonidos, los especialistas debían esperar a los cambios de turno para contar con las interpretaciones de las radiografías convencionales. Con la llegada de nuevos métodos de imagen, se dio un salto en cuanto las interpretaciones y diagnóstico de las mismas, empero, ante la complejidad de las interpretaciones, los servicios de radiología han sumado esfuerzos para responder satisfactoriamente a la demanda de dichos servicios. Una de las iniciativas fue el nighthawk, término anglosajón utilizado para la atención de los servicios de teleradiografía durante el turno nocturno en urgencias. Dicho modelo ha permitido realizar interconsultas e interpretaciones urgentes en cualquier horario del día y en cualquier lugar, eliminando barreras de tiempo y geografía, ayudando así a la toma de decisiones como el traslado del paciente a unidades médicas de alta especialidad o del mismo interconsultante, evitando mayores costes. 

 

Ventajas de la telerradiografía

 

En palabras del Dr. Francisco Medina, médico radiólogo especialista en mama, en la Clínica Santa María de Chile, la digitalización de la radiografía ha permitido la estandarización técnica radiológica, así como conseguir un mejor flujo del trabajo entre especialistas, gracias a la inmediatez de su envío y recibimiento en los establecimientos hospitalarios. Además, gracias a la capacidad de almacenamiento, las imágenes no sufren deterioro, lo cual facilita los estudios comparativos. 

 

El uso de la telerradiografía, ha permitido mejoras en el flujo de trabajo, con una notable disminución en la carga y permitiendo mejoras en la eficiencia, distribución y productividad del mismo. 

 

La telerradiografía, además, resulta esperanzadora para aquellas regiones en que carecen de médicos especialistas radiólogos debido a la dificultad de su contratación o las limitantes en la adquisición de dispositivos médicos especializados, facilitando a la población de bajos recursos económicos el acceso a los servicios. 

 

Otro gran beneficio es su uso con fines educativos, formando a nuevos especialistas, favoreciendo la colaboración y desempeño de los médicos radiólogos interconsultantes y el apoyo a médicos radiólogos en otros países si es que la práctica se hace internacional. 

 

Asimismo, su desarrollo tecnológico, permite la valoración de múltiples especialistas, dando espacio a la sana discusión de los especialistas, así como la promoción de la unificación diagnóstica interdisciplinaria, práctica conocida con el término anglosajón many to many. Ello ha transformado también la manera en la que los investigadores disponen de la información, puesto que se ha simplificado su disponibilidad y la recolección de datos digitales. 

 

Se ha constatado que el beneficio social incluye también el proceso clínico, la salud del paciente y la accesibilidad a la atención sanitaria, que son fortalecidas por el sistema de telemedicina implementado. 

 

Retos a futuro de la telerradiografía

 

Aunque los beneficios son vastos, uno de los principales desafíos que enfrenta el uso de la telerradiografía es su escaso acceso, puesto que no es universal. Tanto países subdesarrollados como regiones de los mismos disponen desigualmente de estas tecnologías, ya sea por falta de ellos a causa de altos costes, limitaciones técnicas, falta de infraestructura o carencia en la manutención de la misma. 

 

Entre las desventajas más notables se encuentra la pérdida de la comunicación clínico-radiológica, dado que al contar con mayor nitidez en las imágenes y por tanto mayores hallazgos en un mismo paciente, es posible perder el valor central del diagnóstico. 

 

Se ha constatado que las incongruencias clínico-radiológicas cambian el diagnóstico en un 50%, así como el tratamiento en un 60%. Para un correcto diagnóstico es necesario contar con un equipo multidisciplinario y constante comunicación entre especialistas y el mismo paciente. Es importante también contar con archivos digitales de almacenamiento y respaldo de los estudios como el PACS (Picture Archiving and Communication System), para la constante revisión y comparación con estudios previos, permitiendo así menor cantidad de errores en el diagnóstico. 



Algunos especialistas han reportado limitaciones para conseguir imágenes complementarias e información adicional como expedientes clínicos o reportes paraclínicos que precisan información sobre el estado del paciente. 

 

En un sentido internacional, esta disciplina ve variaciones lingüísticas entre países. A falta de estandarización se podría tener una mala interpretación de términos médicos, dificultando desde el aprendizaje hasta el diagnóstico. Esto sin contar la mercantilización de la profesión, pudiendo ocasionar una mala remuneración de los especialistas. 

 

Es necesaria una regulación del servicio, si bien en nuestro país, se garantiza la calidad de atención al paciente, así como su seguridad mediante el cumplimiento de los principios de la Norma Oficial Mexicana NOM-229-SSA1-2002, seguimos presentando carencias que valoren el desempeño de los médicos y de los prestadores de servicios de telerradiografía, así como la escasez de dispositivos que aseguren la seguridad en el servicio de forma reglamentaria. 

 

Algunos de sus riesgos básicos son: la gestión, operación, infraestructura, seguridad y recursos humanos. 

 

En nuestro país, los obstáculos siguen siendo los mismos que con otras tecnologías de salud en general, como la baja inversión en infraestructura, muchos hospitales o bien carecen de equipos especializados o cuentan con equipos deteriorados a los que no se les da mantenimiento. Para el 2020, de cada 100 MXN que el Gobierno programó para el presupuesto de infraestructura pública, solo tres se destinaron a salud, lo cual es preocupante en cuestiones de heterogeneidad de los servicios en la infraestructura de tecnologías sanitarias. 

 

El futuro de la telerradiografía es prometedor, sin embargo debemos buscar una mayor cobertura de manera internacional, esto sin perder la calidad humana ni quitarle el rostro a los especialistas. Siendo el paciente el eje principal se debe mantener el profesionalismo a pesar de encontrarnos en una nueva etapa de la medicina moderna, conservando la responsabilidad ética para con el paciente. 

 

  1. Rev Panam Salud Publica. 2017; 41: e74.

Publicado online 2017 Apr 14. Español. doi: 10.26633/RPSP.2017.74

  1. American College of Radiology. ACR standard for teleradiology. (Consultado el 3 de abril del 2022.) Disponible en: www.acr.org
  2. Centro Nacional de Excelencia Tecnológica en Salud. Serie Tecnologías en salud. Vol. 3. Telemedicina. 2.ª ed. México; 2014. p. 14-6
  3. Diagnostico Journal. Entrevista al Dr. Francisco Medina. (Consultado el 3 de abril del 2022) Disponible en: https://diagnosticojournal.com/digitalizacion-en-radiologia-la-experiencia-en-la-practica-medica/
  4. Organización Panamericana de la Salud. Programa eHealth OPS: herramientas y metodologías TIC para mejorar la salud pública en la Región de las Américas. Washington DC: OPS c2007-2011. Disponible en: http://new. paho.org/ict4health/images/stories/ict4health/ehealth-program-spa.pdf
  5. Infraestructura hospitalaria: debilidad exptrema. México Evalúa. (Consultado el 2 de abril del 2022). Disponible en: 

Compartir

Notas relacionadas

parkinson
epilepsia
tomografía computarizada
neurocomputación