Los retos de la atención médica a la mujer en tiempos de COVID-19

atencion medica mujeres
02 Julio 2020

Los profesionales de la salud deben preguntarse cómo atender la salud de la mujer en los tiempos de pandemia

De acuerdo con el Fondo de Población de las Naciones Unidas (UNFPA por sus siglas en inglés), los brotes, como el del nuevo coronavirus, afectan a hombres y mujeres de manera distinta, pues las pandemias exacerban las desigualdades de género para las mujeres y niñas y pueden tener un impacto en la forma y tratamiento en que reciben tratamiento y atención.

Para los casi 48 millones de mujeres y niñas, incluidas cuatro millones de mujeres embarazadas, que el UNFPA ha identificado que requerirán asistencia y protección humanitaria durante 2020, los peligros planteados por los brotes de COVID-19 se magnificarán”, dice el organismo internacional.

Además de la violencia de género, la salud sexual y reproductiva no deben dejarse en segundo plano. Con la pandemia, los fondos utilizados para garantizar anticonceptivos e insumos para la salud menstrual pueden verse afectados, ya que todos los esfuerzos se están centrando en contener la COVID-19.

El UNFPA también subrayó la importancia de contar con sistemas de vigilancia y respuesta para las mujeres en edad reproductiva y embarazadas. “Actualmente no existe evidencia acerca de la transmisión vertical materno-infantil de la COVID-19”, alertó el fondo. 

Cómo la COVID-19 afecta a la salud de las mujeres durante el embarazo, la planificación familiar y el diagnóstico de otras enfermedades son algunos de los temas que se discutieron en el panel La salud de la mujer en la era de la COVID-19, de Omnia Health Live.

 

Embarazo en tiempos de pandemia

Uno de los retos en salud durante la pandemia es garantizar el cuidado de la salud de la mujer y de las embarazadas. Algo en lo que se ha puesto especial atención es en la gestión de la sala de parto, como por ejemplo si el padre puede estar o no presente durante el parto o realizar pruebas en todas las mujeres embarazadas.

Patrick O’Brien, consultor en obstetricia y ginecología en los hospitales de la University College London, afirmó que se realizaron algunas restricciones en cuanto a partos en casa o en piscinas. Además, mencionó que las visitas a las nuevas madres y sus bebés no estaban permitidas, para evitar el riesgo de contagio.

Para los expertos en el panel, realizar pruebas a las pacientes embarazadas es de suma importancia. Patrick O’Brien también señaló que al inicio Sólo realizan pruebas en pacientes que mostraban síntomas debido a la falta de tests, pero se comenzó a realizar pruebas a todos los pacientes como parte de una rutina clínica.

Kristina Gemzell Danielsson, consultora principal y presidenta de Obstetricia y Ginecología en el Instituto Karoliska, señaló que en Suecia realizan pruebas diagnósticas en todas las pacientes que se encuentren en la sala de parto.

De las pruebas que realizaron en mujeres embarazadas, 15% eran asintomáticas y 23% mostraban síntomas severos de la enfermedad. Además, confirmó que algunas pacientes confirmadas con COVID-19 se encontraban en cuidado intensivo.

Marian Knight, profesora de salud materna e infantil en la Universidad de Oxford, aseguró que en el Reino Unido algunas de las mujeres embarazadas que fueron confirmadas con COVID-19 también se encuentran en cuidados intensivos, mientras que otras sólo presentan ligeros síntomas.

Sin embargo, sí se ha observado un incremento en los partos prematuros debido al nuevo coronavirus, aunque se trata de un pequeño número. Lo anterior ha llevado a que los profesionales de la salud se pregunten si los bebés pueden infectarse por el contacto con sus madres, aún no contamos con información suficiente, señaló Knight. Añadió que, no obstante, entre algunas pruebas que se han aplicado a recién nacidos, un bajo porcentaje dio positivo a COVID-19, si bien con bajo nivel viral.

Los expertos también confirmaron que aún no se tienen estudios suficientes para determinar si existe una transmisión vertical de la COVID-19, por lo que surgieron algunas dudas. Por ejemplo, “si la madre era positiva a COVID, si habría que separarla del bebé después del parto”, señaló Kristina Gemzell Danielsson.  

Sobre la mortalidad durante el embarazo, todas las mujeres que fallecieron se encontraban en el tercer trimestre, aseguró Marian Knight.

 

Daños colaterales

Toda la atención se ha centrado en contener y atender la COVID-19, otros servicios de salud se vieron afectados como el diagnóstico de cáncer, la atención médica personalizada durante el embarazo o la salud mental; así como la falta de abortos o insumos contraceptivos.

“El hecho es que cambiamos servicios, por lo que algunos de esos servicios puede que ya no existan”, alertó Marion Knight.

 

Otra de las preocupaciones es que no solamente las mujeres han fallecido debido al nuevo SARS-CoV-2, sino por falta de atención a la salud mental o por violencia de género. “Las mujeres que fallecieron debido a problemas de salud mental, se suicidaron”, agregó Knight. Asimismo, la profesora agregó que algunas de las mujeres fallecidas fueron víctimas de violencia doméstica.

Juan M. Acuña, presidente del Departamento de Epidemiología y Salud Pública y decano asistente de investigación en la Universidad de Khalifa, afirmó que los derechos sexuales y reproductivos también se han visto inmensamente afectados.

Al respecto, Kristina Gemzell Danielsson habló de un incremento en embarazos no deseados y la falta de posibilidades de realizarse un aborto, hecho que pudiera poner en riesgo a muchas mujeres. La experta en salud reproductiva y obstetricia también alertó que los diagnósticos de cáncer se han visto interrumpidos.

Para Salome Maswime, especialista en ginecobstetricia, jefa de cirugía en la Universidad de Ciudad del Cabo y presidenta de la South African Clinician Scientists Society, la falta de diagnósticos de cáncer o de atención médica personalizada durante la pandemia es un problema grave. “Las mujeres no saben cuándo ver al doctor o pedir ayuda, así que esas mujeres sufren de dolor pélvico crónico”, agregó Maswine.

Asimismo, Maswine destacó que en Sudáfrica, quizá como en otras partes del mundo, la desigualdad es bastante notoria con la pandemia, pues la experiencia de dar a luz no es la misma en un hospital privado que en hospitales públicos.

Para Maswine y Acuña la falta de estudios de la placenta representa una oportunidad de saber más del comportamiento del nuevo coronavirus: cómo se transmite durante el embarazo o cómo puede ser bloqueado.

No olvides ser parte de nuestro siguiente webinar, en el cuál tocaremos temas importantes de la industria de la salud.

Regístrate sin costo aquí: Webinar Conexión Expo Med

 

Compartir

Notas relacionadas

implantes auditivos
avances en el sector salud
tratamiento para la leucemia
la robótica en hospitales