4.5 horas, la ventana de tiempo para salvar la vida en infarto cerebral

personal de salud,
15 Noviembre 2023 Alina Velázquez
[Central Interactiva]

El infarto cerebral (ictus) o embolia, es un padecimiento que cobra miles de vidas mexicanas al año. En el país es la quinta causa de muerte más común, y se tiene una ventana de tiempo de 4.5 horas para salvar la vida del paciente, por lo que personal de salud debe estar bien preparado. 

Para concientizar sobre este problema, en el marco del Día Mundial del Ictus, la Secretaría de Salud federal y el Instituto de Seguridad Social del Estado de México y Municipios (ISSEMyM) organizaron una jornada de conferencias y actividades dirigidas a los profesionales de la salud.

El evento se llevó a cabo en el Centro Médico “Lic. Adolfo López Mateos”, ubicado en Toluca, Estado de México y contó con la asistencia de 200 profesionales de la salud, como médicos, especialistas, enfermeros y camilleros.

La Doctora Macarena Montoya Olvera, Coordinadora de Programas Estratégicos en el Hospital Regional Lic. Adolfo López Mateos ISSSTE, refirió que 1 de cada 5 personas que atraviesa un infarto cerebral fallece y 3 de cada 5 quedan con secuelas.

En México, señaló la especialista, es necesario perfeccionar la práctica médica a manera que la atención a estos pacientes sea más ágil, ya que esto puede ser la diferencia entre sobrevivir o no.    

La carrera contra el tiempo

La Doctora Dulce María Bonifacio Delgadillo, representante de la Sociedad Ibero Latinoamericana de Enfermedad Vascular Cerebral del hospital de Neurología "Adolfo López Mateos", resaltó que el ictus es una enfermedad tiempo-dependiente.

“Debemos empezar a medir cuánto tiempo pasa desde que el paciente llega hasta que es atendido, se le haga una tomografía, o se le administre una medida farmacológica para deshacer el coágulo. Un tiempo de respuesta óptimo para salvar la vida de un paciente de enfermedad cerebral, es de 4.5 horas”, explicó.

La especialista enfatizó en la importancia de la prevención y de que los profesionales estén preparados para identificar los factores de riesgo, ya que muchas veces la enfermedad no es identificada a tiempo.

De acuerdo con la Secretaría de Salud del Gobierno Federal, en México, hasta el 80% de los casos de ictus se pueden evitar al reducir los factores de riesgo, por lo que es necesario cambiar a un estilo de vida más saludable.

Entre las principales prácticas a evitar para prevenir el padecimiento está el tabaquismo, alcoholismo, sedentarismo, sobrepeso u obesidad, estrés y niveles elevados en colesterol.

Pero los profesionales de la salud no están exentos de poder sufrir una embolia, es por esto que, como parte del evento, a los asistentes se les tomó medidas de peso, presión arterial y glucosa; los cuales se les entregarán posteriormente con información sobre el riesgo que tienen de padecer un infarto cerebral.

La Doctora Bonifacio consideró relevante mencionar la aplicación que se utilizó en esta actividad, desarrollada por la World Stroke Organization, llamada “Stroke Riskometer”, la cual, dijo, es útil tanto para pacientes como para profesionales en salud, ya que puede medir los factores de riesgo e informar oportunamente al usuario sobre la probabilidad de padecer un ictus.

Durante el evento también se ofreció a los profesionales una clase de salsa como actividad de recreación y para crear conciencia de la importancia de realizar ejercicio 30 minutos al día.

Algunas personalidades que también se dieron cita en el recinto fueron Carlos Alberto Espinoza Casillas, miembro del Centro Médico ISSEMyM Toluca y vicepresidente de la Asociación Mexicana de Enfermedad Vascular Cerebral; Daniel Sánchez Arreola, ex presidente de la Sociedad Mexicana de Medicina de Emergencias; Pablo David Guerrero Suárez, jefe de Servicio de Neurología del ISSEMyM Toluca; así como Alejandra Gordillo Parra, directora del Centro Médico “Lic. Adolfo López Mateos”.

Compartir

Notas relacionadas

cáncer de sangre
cancer de próstata
Government Affairs
Los retos para construir el hospital del mañana