Embarazo en tiempos de COVID-19, el riesgo para las mujeres

covid 19 y embarazo
17 Agosto 2020 María José Ramírez/Grupo Expansión
[Pixabay]

Las mujeres embarazadas o lactando forman parte de los grupos de riesgo ante COVID-19, pero ¿cuáles son los peligros y cómo prevenirlos?

Hasta ahora no se tiene evidencia suficiente para saber si las mujeres embarazadas corren mayor riesgo de contraer COVID-19, o si pueden desarrollar una enfermedad más grave. Sin embargo, infecciones respiratorias como la influenza sí pueden generarles enfermedades graves. Por ello, existe una posibilidad de que, durante el embarazo, las mujeres corran un mayor riesgo de infección con la COVID-19.

De acuerdo con el documento Lineamiento para la prevención y mitigación de COVID-19 en la atención del embarazo, parto, puerperio y de la persona recién nacida, publicado en julio de 2020 por el Centro Nacional de Equidad de Género y Salud Reproductiva (CNEGSR), dependiente de la Subsecretaría de Prevención y Promoción de la Salud, se han registrado 7,182 casos de mujeres con embarazo o puerperio en seguimiento por infección por COVID-19,  de estos el 37.3% (2,362 embarazadas y 320 puérperas) han resultado positivas, y se han documentado 82 defunciones.

Con estas cifras, el coronavirus se ha convertido en la primera causa de muerte materna en México, superando a la hemorragia obstétrica, hipertensión, edema y aborto, que hasta este año eran los principales factores de riesgo y mortalidad en este grupo poblacional.

Además, según el mismo estudio, hasta el 20 de julio se habían reportado 606 personas recién nacidas positivas a COVID-19. Los estados con mayor número de casos positivos de mujeres embarazadas o puérperas son Ciudad de México (366), Tabasco (237) y Estado de México (199). Las comorbilidades más frecuentes en las mujeres que fallecieron son diabetes, hipertensión, obesidad y asma.

Las mujeres embarazadas con COVID-19 pueden ser asintomáticas, presentar síntomas leves o desarrollar una condición más grave. Sin embargo, en el tercer trimestre, son más vulnerables a infecciones virales. Según el lineamiento, los síntomas más frecuentes en esta población son cefalea, tos, fiebre, mialgias, artralgias, odinofagia, ataque al estado general, rinorrea, escalofrío, disnea y dolor torácico; aunque también están descritos la irritabilidad, el dolor abdominal, vómito y diarrea.

 

Recomendaciones e intervenciones

Para prevenir que las mujeres embarazadas desarrollen una enfermedad grave, se contagien o contagien a sus bebés, el “Lineamiento” que fue citado anteriormente recomienda lo siguiente:

  • Pruebas. Es recomendable realizar pruebas de detección a mujeres embarazadas sintomáticas, y a recién nacidos de madre positiva o sospechosa de COVID-19.
  • Filtro de supervisión. Al ingresar a las unidades de salud se recomienda realizar un filtro para identificar a las embarazadas sintomáticas.
  • Detección temprana. Esto permitirá realizar un correcto aislamiento hospitalario y asignación de camas.
  • Medidas de prevención. Tanto el uso de equipos de protección personal para los profesionales de salud, como asegurar medidas de prevención por contacto y gotas durante la interacción entre la madre y el recién nacido, para minimizar el riesgo de transmisión horizontal en el apego y la lactancia.
  • Uso de TIC’s. Esto ayudará a dar un seguimiento remoto, que puede ser vía telefónica o, cuando sea posible, por videoconferencia, así como generar censos e identificar factores de riesgo y síntomas leves de la paciente o de las personas con las que cohabita.
  • Mantener sana distancia. Las personas acompañantes deberán esperar afuera de la unidad de salud, aunque es posible que, si la mujer embarazada requiere de su apoyo, se permita su ingreso con las precauciones correspondientes.

Además, se da seguimiento a la madre y al recién nacido, así lo mencionó José Luis Alomía, director general de Epidemiología, en la conferencia del 22 de julio: “En México se mantiene una vigilancia después del nacimiento del bebé durante un periodo de hasta 40 días, se considera todavía que hay un riesgo importante y es el seguimiento que se da todavía en este periodo de puerperio”.

Por otro lado, Karla Berdichevsky Feldman, directora general del CNEGSR, aseguró que es posible espaciar las consultas de atención prenatal, siempre y cuando la paciente no presente riesgos potenciales.

“El control prenatal está vigente, no se ha suspendido; sin embargo, puede ser que, bajo la indicación precisa del personal médico, de las enfermeras obstetras o de la partera profesional que está llevando el control prenatal se permita una cierta flexibilidad, como decía, sobre todo al principio del embarazo, pero esta atención no se interrumpe”, añadió Berdichevsky.

 

Transmisión vertical y la salud del bebé después del nacimiento

Los expertos aún se preguntan si existe transmisión intrauterina del COVID-19 durante el embarazo. El artículo “Clinical characteristics and intrauterine vertical transmission potential of COVID-19 infection in nine pregnant women: a retrospective review of medical records”, publicado por The Lancet, analiza el riesgo de transmisión del SARS-CoV-2 al bebé durante el embarazo.

En el documento se observa el caso de 9 mujeres embarazadas que fueron atendidas en el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan, en China del 20 al 31 de enero de 2020. En éste se establece que:

  • Se realizó una prueba para detectar SARS-CoV-2 en líquido amniótico, sangre de cordón umbilical y muestras de hisopos de garganta neonatales y así estudiar la posible transmisión vertical. De las muestras de seis pacientes para detectar COVID-19, todas dieron negativo para el virus.
  • Asimismo, se recolectaron muestras de leche materna y se analizaron en pacientes después de la primera lactancia.
  • Todas las mujeres embarazadas, de este estudio, se encontraban en el tercer trimestre y se sometieron a cesáreas. Todos los bebés nacieron con normalidad.

Sin embargo, un informe de la Mayo Clinic reportó que, de 33 bebés que nacieron de madres con neumonía por COVID-19, tres de los recién nacidos tuvieron resultados positivos para el virus dos días después del nacimiento, a pesar de las precauciones tomadas para prevenir la infección. Por lo que aún se necesitan más investigaciones para determinar el impacto del virus en los bebés durante el embarazo y después del parto.

No olvides ser parte de nuestro siguiente webinar, en el cuál tocaremos temas importantes de la industria de la salud.

Regístrate sin costo aquí: Webinar Conexión Expo Med

Compartir

Notas relacionadas

implantes auditivos
avances en el sector salud
tratamiento para la leucemia
la robótica en hospitales