Suplementos para niños sí, pero de la mano de un especialista

suplementos para niños
26 Abril 2024 Alina Velázquez
[Central Interactiva]

Muchos papás tienen como prioridad proteger a sus hijos de cualquier peligro, entre estos las enfermedades. Es por ello que algunos recurren a los suplementos, con la creencia de que estos fortalecerán a los niños. Sin embargo, si esta práctica no se lleva de la mano de un especialista de la salud, puede ser contraproducente para el infante.

En el marco del Día del Niño, Expo Med habló con la Licenciada en Nutrición y Ciencia de los Alimentos, Alicia Ramírez Huerta, para despejar mitos que la gente tiene acerca de los suplementos y saber cuándo son necesarios para los niños y cuándo no.

La especialista, quien también es presidente de la Cumbre de Actualidades en Alimentación y Nutrición (CUAAN), destacó que los suplementos pueden o no estar adicionados de vitaminas y minerales, pero la función de todos ellos es incrementar, complementar o suplir la ingesta dietética total.

Sin embargo, aunque muchos de estos suplementos están al alcance de la población en general, la entrevistada recalcó que la ingesta de estos solo debe ser un paso secundario, ya que primeramente se debe buscar que los niños obtengan de una sana alimentación todos los nutrientes que necesitan.

Algunas razones por las que los niños podrían necesitar estos suplementos son: que no coman lo suficiente debido a su situación económica o que son selectivos al comer, que sean niños que se enferman constantemente o tienen un problema de salud recurrente o crónico que requiera un mayor aporte de nutrimentos.

La experta mencionó que una de las deficiencias más comunes, tanto en niños como en adultos, es el de la vitamina D, la cual puede causar problemas serios en los infantes, como afecciones a la salud ósea y raquitismo. Esta carencia tiene una prevalencia en pacientes pediátricos en 1 de cada 2.

No obstante, sea cual sea la razón para suplementar la alimentación de un niño, la especialista remarcó que estos deben ser indicados por un profesional de la salud en todos los casos.

 “No es adecuado que los papás, en la iniciativa de decir: yo quiero que mi hijo se súper desarrolle, le vamos a dar los nutrimentos que nos encontramos. Esos, sí o sí, tienen que estar prescritos por un profesional de la salud, puede ser el nutriólogo, puede ser el médico general, puede ser el pediatra, pero tiene que ser un profesional de la salud, ya que es muy importante ver cuál es el estado del niño”, apuntó.

Desinformación, mitos y riesgos

Alicia Ramírez Huerta, ahondó en mitos como el que los niños, y en general, las personas con sobrepeso u obesidad no necesitan ningún tipo de suplemento. Según la experta, quienes viven con estas condiciones tienen grandes deficiencias nutrimentales, por lo que consideró que este tipo de factores pueden ser manejados solo por especialistas.

Entre los riesgos que puede conllevar dar suplementos a los niños que no son indicados por un especialista, está la hipervitaminosis, enfermedad que ya se ha vuelto frecuente en Estados Unidos y que ocurre por tomar una cantidad alta de suplementos por mucho tiempo sin que sea necesario.

La especialista en nutrición también alertó sobre la desinformación que hay en torno a estos productos. Ya que muchas veces los papás se dejan guiar por recomendaciones de personas que no son profesionales de la salud e incluso por las redes sociales para, en aras de ayudarlos, dar a sus hijos productos que no les favorecen.

“Un producto (farmacéutico) que está bien diseñado, bien hecho y que cumple con todas sus normas de calidad en su proceso de producción, pues es una maravilla. El tema es cuándo lo consumimos de manera irresponsable. Yo me pongo las dosis, yo digo cuánto me voy a tomar, yo digo por cuánto tiempo me lo voy a tomar. Ahí ese es el tema, pero no es el tema del producto, es el cómo llegó al usuario final. Por iniciativa de la mamá o que la comadre, se lo recomendó.

Por eso siempre es muy importante tener estos productos siempre prescritos por un profesional de la salud y ver y estarlos tomando bajo vigilancia médica”, señaló.

Así mismo, instó a no dejarse guiar por los llamados ‘productos milagro’, ya que estos no son lo mismo que los productos farmacéuticos y no están avalados ni por la Secretaría de Salud, ni cumplen los estándares de la COFEPRIS.

“¿Cómo detectamos un producto milagro? Está fácil. Te promete cosas superpoderosas, por ejemplo, la cura de enfermedades. Ningún suplemento alimenticio está diseñado para curar enfermedades", remarcó la entrevistada. 

Para finalizar, comentó que la alimentación es un pilar que se construye desde la infancia y que el estado de salud se basa en lo que comemos. Por esto, dijo, los niños deben aprender a tener una alimentación que les satisfaga, tanto en las necesidades nutrimentales, como en lo emocional, psicológico y afectivo.

Compartir

Notas relacionadas

Government Affairs
Los retos para construir el hospital del mañana
DIAGNÓSTICO DE ERC
hipertensión