Las tres prioridades del sector salud en 2020

tres prioridades
24 Febrero 2020 Mildred Ramo/Grupo Expansión

2020 trae aspectos positivos, de acuerdo con KPMG. Pero habrá que redefinir estrategias y enfocar correctamente las inversiones.

 

Tras un año de aprendizaje del nuevo gobierno mexicano, se tendrá una visión más aterrizada del sector salud, así como del rumbo que llevará esta industria en el país, aunque falta definir algunos aspectos como la operación integral del Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi), el manejo del presupuesto en salud, así como el desarrollo de infraestructura para el sector.

 

“Con un buen diagnóstico de operaciones de las empresas, con una redefinición de las necesidades del cliente y con una supervisión adecuada por parte de las empresas que se dedican a evaluar resultados desde el punto de vista financiero, operativo, estamos iniciando un periodo que va a facilitar un crecimiento entre 1 o 2% superior al de 2019”, asegura Ignacio García Téllez, director para Sector Salud en KPGM.

 

El especialista destaca tres prioridades en el sector salud para 2020. La primera es redefinir estrategias y planes de inversión; en el caso de las empresas multinacionales, muchos de estos programas y planes vienen dictados desde los corporativos, ya sea en Estados Unidos, en Alemania, Suiza o en Francia.

 

Estos planes: “Necesitan adecuarse a la realidad de México porque si bien la planeación de la fabricación de productos requiere de una anticipación adecuada de alrededor de dos o tres años, de alguna manera el comercio internacional facilita que se puedan traer los productos en donde hayan excedentes”, explica.

 

Por esta razón, una de las áreas de KPMG otorga orientación para definir el correcto suministro de productos y la optimización de los costos, mediante una ágil cadena de suministro.

 

Impulsar I+D y la colaboración interinstitucional

 

Otra prioridad es efectuar los planes de inversión en investigación y desarrollo: “México es un país con 130 millones de habitantes (Así que debe ponerse en marcha) una investigación amplia y heterogénea, que permita hacer análisis clínicos en los 13 institutos de salud y en las universidades”, menciona Ignacio García Téllez.

 

De esta manera, la investigación facilitará que los productos sean más efectivos y seguros para la población mexicana.

 

La tercera prioridad se refiere a la colaboración entre los sectores público y privado, y especialmente éste en conjunto con todos los participantes del sector salud como aseguradoras, industria farmacéutica, equipo médico, hospitales y laboratorios clínicos, que deben estar orientados a poner al paciente en el centro de atención.

 

Estos puntos servirán para impulsar el crecimiento de las empresas y consolidar algunas de las iniciativas.

 

2020 en perspectiva

 

Por otra parte, el director para Sector Salud en KPGM afirma que en 2020 será positiva la ratificación del T-MEC, en tanto que la industria médica tiene fortaleza para seguir creciendo y deberá observar la regulación, la parte comercial y las compras consolidadas, entre otros temas.

 

Aunado a ello, el sector público deberá ser consistente en cuanto a las políticas de salud, que la industria médica siga con los criterios de transparencia y de ética como ha sido desde que se conformó el Consejo de Ética y Transparencia de la Industria Farmacéutica (CETIFARMA).

 

La Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) tiene que dar continuidad a la agilidad en la resolución de trámites y la calidad de los servicios.

 

Las instituciones de seguridad social y salud también tienen otro pendiente: incorporar a los nuevos profesionales de la salud que egresan de las universidades e invertir en tecnologías innovadoras, sobre todo para el diagnóstico oportuno de enfermedades.

 

¿Y qué hay de la sociedad en general?: “Estamos en un proceso de haber aprendido cuál es la realidad del país y esperar a que se cumplan las expectativas en el sector”, concluye el experto.

Compartir

Notas relacionadas

parkinson
epilepsia
tomografía computarizada
neurocomputación